Skip to main content

Ysabel Abreu

Groups audience

Depression A Spanish

 

Ysabel es conocida por sus amigos y familiares como alguien con una actitud positiva llena de entusiasmo. Ella está constantemente involucrada en actividades para mejorar la comunidad y ayudar a sus miembros, y lo hace con una energía y alegría inspiradoras. La persona que es hoy es el resultado de su fortaleza interior y su determinación para hacer frente a su depresión durante 20 años, un camino que no ha sido fácil, pero que la ha ayudado a convertirse en una mujer fuerte y segura.

La primera vez que Ysabel experimentó sentimientos de depresión fue durante su primer embarazo, cuando a los seis meses, los médicos le dijeron que su bebé tenía una condición incompatible con la vida y que tenía que decidir si quería abortar o continuar con el embarazo. Decidió continuar, y cuando nació la bebé, vivió durante 15 minutos. Ysabel decidió ser lo más fuerte posible para que ella y su familia no colapsaran emocionalmente, y aunque en el exterior se veía tranquila, internamente estaba luchando con diferentes emociones y no tenía la información o el apoyo para buscar ayuda, quedando sus sentimientos desatendidos.

Ysabel no lidió con las emociones de su primer embarazo y temerosa por tener los mismos problemas, llevó esta ansiedad a su segundo embarazo. Cuando nació su bebé, Ysabel experimentó depresión posparto, pero esta vez pudo identificarla gracias a la información que le había proporcionado el hospital. Ysabel siguió teniendo sentimientos depresivos y llamó al hospital para pedir hablar con una trabajadora social. Ysabel recuerda que buscar ayuda fue una de las decisiones más importantes en su vida. Después de hablar con la trabajadora social, asistió a terapias grupales con otros padres y también a terapia individual con la Dra. Ayodeli. Ella tuvo una gran influencia en Ysabel al motivarla a comenzar un pasatiempo y seguir estudiando. Ysabel siguió asistiendo a las terapias grupales e individuales hasta que su hijo cumplió dos años, y esta experiencia la ayudó a encontrar la fuerza y ​​el poder para manejar sus emociones y tomar sus propias decisiones. Está muy agradecida con la comunidad médica y las trabajadoras sociales que le proporcionaron recursos y no solo se tomaron muy en serio su bienestar, sino que también la ayudaron a comprender la importancia de tomar en serio su propia salud.

Las cosas estaban mejorando para Ysabel. Después de separarse de su esposo, comenzó una nueva relación con una persona muy querida que tuvo una influencia positiva en ella y en su hijo. Él la motivó a cursar una licenciatura, y justo antes de la graduación de Ysabel, falleció repentinamente de un ataque al corazón. Esto llevó a Ysabel a una profunda depresión, donde incluso sintió sentimientos de morir. Estaba tan deprimida que sabía que la ayuda que había recibido antes no sería suficiente, por lo que llamó al New York Presbyterian Hopsital y les contó sobre su condición y la repentina muerte de su pareja. En el hospital, le preguntaron si estaba dispuesta a ser hospitalizada durante 2 semanas y ella aceptó. Durante este tiempo, ella estaba bajo tratamiento y fue muy útil porque fue capaz de alejarse de las cosas que le hacían recordarlo.

Después de 2 semanas, continuó con la terapia de grupo y también decidió recibir terapia individual. Ysabel recuerda que encontrar un terapeuta fue un proceso muy difícil por varias razones; era difícil encontrar a alguien en quien pudiera confiar y sentirse cómoda discutiendo sus sentimientos, algunos aceptaban su seguro médico, y como al mismo tiempo estaba lidiando con sus emociones, esto la hacía querer rendirse. Durante este tiempo, probó con muchos terapeutas diferentes porque no encontraba a alguien con quien identificarse. Decidir cambiar entre terapeutas era algo que la enorgullecía, porque sentía que se conocía muy bien a sí misma y su depresión, por lo que sabía exactamente lo que estaba buscando en un terapeuta. Afortunadamente, conoció a la Dra. Susan, una terapeuta con la que sintió mucha confianza y libertad para expresarse. Durante la terapia, utilizaron diferentes técnicas para explorar sus sentimientos, y a través de una de estas, Ysabel pudo identificar que su depresión no comenzó hace 20 años, sino que comenzó en su infancia. Esto ayudó a Ysabel a identificar cosas de la infancia y la adolescencia que tuvieron un impacto en cómo se sentía, su autoestima y la imagen que tiene de sí misma.

Ysabel cree que recibir información sobre la depresión de parte de sus doctores la ayudó a sobrellevar la depresión. No recibió ninguna información de su comunidad, amigos o familiares, y sintió vergüenza y mucho miedo de reconocer que tenía depresión debido al estigma en la comunidad latina. Ella cree que la depresión es un tabú importante en la cultura dominicana. Incluso hoy, para algunos miembros de su familia es muy difícil aceptar que otra persona pueda tener depresión. También tiene amigos que han enfrentado situaciones difíciles en la vida y es muy difícil para ellos tener tiempo para llorar y dejar que esos sentimientos salgan, especialmente en hombres que se supone que son "machos". Para Ysabel, el estigma es un gran problema que debe terminar, porque impide que las personas busquen ayuda. Ella cree que la depresión, como cualquier otra enfermedad como la diabetes, el cáncer y el SIDA, debe ser conocida, respetada y apoyada. Ella dice: "... no nos ayudamos entre nosotros al continuar ocultándolo. Cuanto más lo ocultamos, más evitamos que otras personas obtengan ayuda y reciban recursos y apoyo ”.

Eliminar el estigma y el tabú es un objetivo muy importante para Ysabel, y ella piensa que la mejor manera de eliminarlos es hablando de la depresión. Ysabel es una persona con una gran conciencia de la depresión y la importancia de expresar cómo se siente y no tener miedo. Se siente empoderada y segura para hablar sobre la depresión, y con esta actitud, ha podido motivar a otras personas para hablar de ello y sensibilizar acerca de la depresión. Ella aconseja a las personas que todos somos humanos y debemos dejar que estos sentimientos salgan en lugar de acumularse y luego explotar. Ella piensa que es muy peligroso tratar de ser fuerte durante demasiado tiempo, porque no se trata de la carga que se lleva, sino el tiempo que se lleva. Cuando hablas acerca de ello y buscas ayuda, te ayudas a ti mismo al dejar que estos sentimientos salgan en lugar de acumularse.

 

Historia por Juan Carlos Rodriguez

Video por Juan Carlos Rodriguez

Un agradecimiento especial a Staci Carney y Jason T. Guzman por su apoyo para la realización de este video